Hay unas palabras del Concilio Vaticano II que pueden dar el marco de esta presencia eclesial en la sociedad. Son las palabras que dan inicio a la Constitución Pastoral Gaudium et spes:


"El gozo y la esperanza, la tristeza y la angustia de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de todos los afligidos, son también el gozo y esperanza, tristeza y angustia de los discípulos de Cristo y no hay nada verdaderamente humano que no tenga resonancia en su corazón. Pues la comunidad que ellos forman está compuesta por hombres que, reunidos en Cristo, son guiados por el Espíritu Santo en su peregrinar hacia el Reino del Padre y han recibido el mensaje de salvación para proponérselo a todos.



Por ello, (la Iglesia) se siente verdadera e íntimamente solidaria del género humano y de su historia"[1]. La Iglesia existe para evangelizar y servir a la sociedad. Esta es su identidad más profunda[2]. Evangelizar la sociedad postmoderna pide que la Iglesia redescubra el valor y la necesidad del primer anuncio de la fe y que trabaje en la iniciación cristiana postbautismal y en la diaconía de la caridad[3] .
Esta es la justificación de mis palabras en esta tribuna: quiero anunciar - como obispo - algunas de las consecuencias del mensaje de Cristo y colaborar modestamente - en las circunstancias concretas de nuestro país - al noble quehacer ciudadano de una convivencia pacífica, justa y libre a la luz del Evangelio.



El Concilio Vaticano II y el régimen de libertad religiosa
En los documentos de los pontífices más recientes, la Iglesia ha ido poniendo el acento en el hombre y en los derechos inalienables de la persona y de la sociedad. Juan Pablo II afirmó que el camino de la Iglesia es el hombre. También cabe subrayar que las relaciones de la Iglesia con la política no puedan encuadrarse exclusivamente ya en sus relaciones con el Estado. Más bien la Iglesia, ha de valorar y mejorar su presencia y sus relaciones con la sociedad; también con el Estado, pero dentro del marco de las relaciones que éste tiene que mantener con toda la sociedad y con sus diferentes grupos o sectores.

1 comentarios:

Oratorio Savio dijo...

Me ha gustado mucho el blog. Felicidades y sigue así. Leonardo S.